DIOS NO QUIERE QUE JUZGUEMOS

Compartir



En el libro del Génesis vemos que la serpiente convenció a Adán y Eva de pecar, sin embargo ninguno de los dos asumió su responsabilidad, esa es una tendencia del ser humano (Génesis 3: 1-13). El hombre es tentado a hacer algo que, en su corazón, él ya deseaba hacer.

En vez de reconocer su pecado Adan y Eva le echaron la culpa a otros de su desobediencia.

Pensar que todos, menos nosotros, somos responsables de lo que hacemos es una estrategia de Satanás. El arma más poderosa para derrotar al diablo es la confesión de pecado. Satanás habita en la oscuridad pero cuando reconocernos nuestro pecado lo ponemos en un lugar de luz.

DEBEMOS DEJAR QUE EL JUZGAR LE CORRESPONDE A DIOS

Cuando pecamos somos tentados a:

1. Justificar lo que hemos hecho.

2. Buscar un culpable: culpamos a Satanás, a otros, a Dios.

3. Juzgar: el pecado que cometemos es la consecuencia inevitable de nuestros juicios. Mateo 7:1-2 dice: “No juzguen a nadie, para que nadie los juzgue a ustedes. Porque tal como juzguen se les juzgará, y con la medida que midan a otros, se les medirá a ustedes”.

Sobre el juicio:

a. Podemos observar pero no juzgar, no podemos juzgar sin saber la motivación con que las otras personas actúan.

b. Cuando juzgamos salimos de la gracia, es como cavar nuestra propia tumba.

c. El juicio muestra lo que hay en nuestro corazón. Romanos 2:1: “Por tanto, no tienes excusa tú, quienquiera que seas, cuando juzgas a los demás, pues al juzgar a otros te condenas a ti mismo, ya que practicas las mismas cosas”.

4. El juicio es un bumerán. A menos que nos arrepintamos ese bumerán se va a devolver.

Predicación del 31 Agosto de 2014 en el Auditorio de la Iglesia El Lugar de Su Presencia - Bogotá - Colombia por el Pastor Andrés Corson.
www.twitter.com/corsonandrew
#SuPresenciaenInternet

Todas las respuestas que esperas de Dios, nuestro Padre Celestial, las encuentras en http://quequierediosquehaga.blogspot.com
Si quieres encontrar a Dios en Facebook visita : https://www.facebook.com/quequierediosquehaga 
y no olvides seguir a Dios en twitter @quequieredios

DESEAR, ORAR, CREAR Y RECIBIR

Compartir


El Señor no pide siempre tener Fe en Dios, que no nos alejemos de El, por que su palabra siempre se cumple, todo lo que ustedes deseen cuando oran crean que lo van a recibir, son palabras de animo, pero debemos comprender y conocer los deseos de Dios, el nos deseo y por eso nos creo, El nos ama, somos muy importantes para El.


Dios desea darnos los deseos de su corazón, no los deseos carnales, son deseos que ha plantado en tu corazón, las razones por las cuales deseamos ser parte del reíno de Dios.

El segundo punto es orar, nosotros queremos hacer grandes cosas para el, pero a veces las circunstancias no nos lo permiten, y que hacemos buscamos algún amigo para quejarnos, sin ningún sentido, cuando nuestras circunstancias o se alinean con nuestros deseos debemos orar, el hace el camino, el es el hacedor de milagros, por eso debemos orar, acercarnos a Dios en oración , orar en el Espíritu Santo, y veremos nuestros deseos cumplidos.



EL tercero creer, nosotros creemos en un Dios, el Dios de la victoria, es necesario reavivar su fe y por eso es importante que sigan pidiendo, sigan buscando, sigan golpeando y las puertas se les abrirán, nuestro Dios se va manifestar, sus circunstancias aparentan lo negativa, pero Dios dispone todo para nuestro bien.

Cuando hacemos lo malo, debemos alejarnos de el , permitir que la justicia de Dios nos limpie, Jesús se sacrifico por nosotros y por eso podemos recibir todo lo que necesitamos, somos dignos por El.


Todas las respuestas que esperas de Dios, nuestro Padre Celestial, las encuentras en http://quequierediosquehaga.blogspot.com
Si quieres encontrar a Dios en Facebook visita : https://www.facebook.com/quequierediosquehaga 
y no olvides seguir a Dios en twitter @quequieredios

LA ENVIDIA EN LA VIDA DEL CRISTIANO

Compartir



Publicado el 11/9/2014
"El pasto siempre es más verde al otro lado de la cerca”, cuando tenemos este tipo de pensamiento nuestra mente se aleja de la realidad y nos lleva a creer que necesitamos vivir una vida diferente a la que tenemos.

Debemos aprender a amar nuestra vida, los expertos dicen que tenemos que aprender a desear lo que tenemos y no lo que no tenemos. Cuando pensamos lo contrario damos lugar a la envidia.

¿Qué es la envidia? Es creer que los demás tienen mejores cosas que nosotros. Es el dolor interno que sentimos debido al éxito de otra persona.

COMO MANEJAR LA ENVIDIA


Eclesiastés 4:4 dice: “He visto asimismo que todo trabajo y toda excelencia de obras despierta la envidia del hombre contra su prójimo. También esto es vanidad y aflicción de espíritu”.

Debemos reconocer si hay envidia en nuestro corazón para que Dios nos ayude a manejarla, esta es una mala semilla que impide que nos relacionemos con el Espíritu Santo. Cuando nos comparamos con otra persona dejamos de comprender el propósito para nuestra vida.

¿Cómo acabar con la envidia? 
1. Reconocer que Dios da una medida de prosperidad diferente a cada persona. Es importante saber que Dios es bueno y que no nos dará menos de lo que necesitamos. Mateo 13:5 dice: “Manténganse libres del amor al dinero, y conténtense con lo que tienen, porque Dios ha dicho: «Nunca te dejaré; jamás te abandonaré»”.

2. Pedir la medida de prosperidad apropiada para el momento que estamos viviendo. Recibir el éxito sin estar preparados es peligroso. Por eso debemos pedirle a Dios que nos dé la medida óptima para cada momento y así podamos ser buenos mayordomos.

Cada uno de nosotros puede ser la mejor versión de lo que Dios ha creado y eso podemos lograrlo usando nuestros dones y siendo responsables con los talentos que Dios nos ha dado.

Además, Mateo 6:33 dice: “Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas”.

Por eso vale la pena que nos preguntemos, ¿qué estamos haciendo para buscar el reino de Dios?

Dios es abundante y su forma de dar es ilimitada, por eso podemos confiar en que él tiene un plan perfecto para nosotros sin importar lo que tiene la persona que está a nuestro lado.

3. Confesar que sentimos envidia. Cuando le decimos a Dios lo que sentimos la victoria sobre la envidia está más cerca.

4. Reconocer que no merecemos nada de lo que hemos recibido y que todo lo que tenemos lo tenemos por gracia.

Predicación del 27 Agosto de 2014 en el Auditorio de la Iglesia El Lugar de Su Presencia - Bogotá - Colombia por Juan Pablo Landínez.
twitter.com/Juanlandinez 

Todas las respuestas que esperas de Dios, nuestro Padre Celestial, las encuentras en http://quequierediosquehaga.blogspot.com
Si quieres encontrar a Dios en Facebook visita : https://www.facebook.com/quequierediosquehaga 
y no olvides seguir a Dios en twitter @quequieredios



Que quiere Dios que haga

Lo más leído de la semana

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Que quiere Dios que haga